Amiga de Gilligan

Todos hemos pensado alguna vez en la posibilidad de quedar atrapados en una isla desierta. Y pensamos también, qué cosas nos llevaríamos y cómo sobreviviríamos ahí. Por eso existen las listas de las 100 mejores canciones del mundo para llevar una isla desierta, las mejores películas, los mejores libros, las mejores recetas, las mejores prendas, las mejores….

¿Sí se han dado cuenta del absurdo?. Primero, porque nadie se prepara para quedar atrapado en la isla y estamos pensando en ¿qué llevar?. O segundo,  ¿Porqué habría alguien que quiera irse voluntariamente a un lugar así?. Además las probabilidades de que esto ocurra son ¿Qué? ¿Una en mil millones?. Yo creo que vemos muchas películas. Y es un tema muy socorrido, desde hace mucho. Desde la isla de Gilligan hasta Tom Hanks hablando con su balón Willson.island_ipad_fullsize

Hace tiempo leí un libro, que precisamente se llama “On the Island” que a parte de que me gustó mucho, me hizo pensar en este tópico tan común de la Isla desierta y lo muy apegados que somos a muchas cosas hoy en día, que no nos hacen falta para nada, es más a veces, hasta estorban. Yo soy la reyna de querer, comprar y tener mil tonterías, que nunca uso o no pelo. No me lean así…sean sinceros, todos lo hacemos. Unos más que otros, pero pocos se salvan. Volviendo a lo que se refiere a este blog:

¿Rita? ¿Qué tanta madre te echas?, me decían. ¡De todo! DE TO-DOOOOO!. Y es que reconozco que me unto, me embarro, me maquillo y me cuelgo hasta el perico. Hay días que voy al súper pintada como para una boda. Pero es que en algún momento tengo que probar todo lo que les recomiendo. Y sí, me veo ridícula con pestañas postizas, sombras metálicas y peinado de ondas voluminosas para ir a La Comer, pero me da lo mismo. ¡Me encanta!. Soy muy feliz probando todas las pinturas nuevas, las cremas y los tratamientos. Les juro que no hablo de nada en este blog que no haya pasado por mi radar por al menos tres días.

Y claro que soy consciente que ustedes, ni se ponen, ni se untan, ni se compran tantas cosas como yo (bueno, ya quedamos en que algunas sí). Pero déjenmelo a mí, yo les digo lo que sirve y lo que no. Por eso se me ocurrió la brillante idea de escoger, las cinco cosas absolutamente básicas que usar diario y que además cuesten menos de $200 pesos.

Supongamos que si me voy a la mentada isla desierta y sólo puedo llevar cinco cositas low cost, estas serían. Bueno, primero es importante determinar quién estaría conmigo en esa isla, porque puedo ponerme guapa para mí misma, pero si mi acompañante en esa horripilante experiencia de vivir en un lugar desierto es Bradley Cooper o Ricky Martin, la cosa cambia. Llevaría menos lipstick…no, mejor menos rímel y más bikinis. No, mejor…más chocolates (no sé si podría vivir sin chocolate aunque esté con quien sea). No, yo creo que llevaría una cámara de fotos, porque cuando regrese, no me van a creer que estuve ahí con ese bombón. Bueno, equis. A lo que iba:

Primero que nada, llevaría mi BB Cream de Garnier. He probado miles y otras me gustan muchísimo, pero siempre regreso a esta. Es una maravilla. La uso siempre para ir al gimnasio o salir a correr, o de plano los días que nos quedamos en la casa de “rasking balls” como lo llama mi Redpelitos. Pero también sirve para ponerla como base de maquillaje. Yo diría que si sólo puedes usar una cosa (y sólo una) en la vida, uses esta joya. Hidrata, corrige, empareja el tono de la piel, se siente súper suave, es luminosa y disimula los poros y las líneas. Hace de todo y es muy barata. Soy fan desde hace años.IMG_0052

 

Segunda cosa que no podría faltar es un rímel como Dios manda. Y aquí si que yo he probado muchísimos  y no me pregunten porqué, pero este es mi favorito con diferencia. Ni el Dior Show, ni el They’re Real de Benefit, ni los de Covergirl, me gustan tanto como el Voluminous de L’oreal. Es lo máximo. Tendría que ser waterproof, por aquello del agua de mar, pero sería un problema quitarlo, así que tendría que llevar desmaquillante, entonces, va a ser que mejor del normalito.IMG_0051

Tercer producto que me llevaría a la Isla, sería esta sombra en crema de Maybelline. Se llama Color Tattoo y es el tono Bronze 35. Me parece una maravilla. Dura horas, no se corre, es suavecita para aplicarla, muy cremosa y el color es muy favorecedor para cualquiera.IMG_0046 IMG_0047

Cuarto producto que amo profundamente, es el Baked blush de Milani. Hasta hace unos meses, esta marca no se conseguía en México y estaba loca por hablarles de lo buenos que son estos “rubores” (coloretes dirían en España). De verdad que se ven divinos. Yo tengo tres, Luminoso (mi consentido), Coralina, y  Dolce Pink. De hecho, hay un montón de estudios sobre estos colores, porque dicen que son la versión económica de los Blush de NARS. Por ejemplo, el Dolce Pink de Milani, se parece en un 95% al famoso Orgasm de NARS. Si no me creen, vean la foto, son idénticos ¿no?. Pero, el punto es que yo me llevaría el Luminoso a la isla, para presumirle a Gilligan mis chapitas. Por cierto las venden aquí.IMG_0049 IMG_0048 IMG_0045

Y el quinto (no hay quinto malo?) sería este lipstick de Bourjois Sweet Kiss Naturel en Rose Delicat. Es mi “nude” perfecto. Mi mlbb ( my lips but better) ideal.IMG_0050

El punto es que quiero saber ¿Tú que llevarías a la isla desierta? ¿Qué productos usas que definitivamente tienen que estar ahí?. Y de paso, se va a armar un fiestón, porque todos vamos la misma Isla (la imaginaria). Unos con las mejores canciones, otros con las mejores comidas, otros con las mejores bebidas y yo con los mejores beauty products. Oleeeeee va a estar padrísimo!